7 ago. 2008

VI: LARS AND THE REAL GIRL.

PLASTICO REAL.

Una cinta sobre un chico que se enamora de una muñeca que pide por internet. No un maniquí. Una con una vagina, tamaño real, lista para la acción, sin embargo en manos de Lars, se transforma en una a la que, finalmente, incluso le tomas cariño.
Igual que el pueblo en que habita, en el cual la gente comienza a actuar como si el plástico fuese de carne y hueso (lugar en que radican los únicos guateos de una buena historia), apareciendo las situaciones mas insólitas pensables.
Suena a la premisa mas estúpida de la historia del cine, sin embargo, pese a sus leves cargas de moralina, de drama - humor y de historia básica rural de los Estados Unidos, la cinta agarra un vuelo inesperado y se transforma en una buena historia de amor, adaptación y formas de enfrentar el pasado.
Es gringa. Pero gringa profunda, no de tortazos en la cara. Nada de densa, rara, de esas en que no sabes muy bien de que te estás riendo, pero te saca una incómoda sonrisa.
Confirma claramente la teoría que USA se volvió loco. Siempre lo estuvo, pero ahora se están atreviendo a hablar de ello.
Como la clase política Chilena. Recién ahora se están atreviendo a mostrar la locura que produce el poder.