26 dic. 2008

MONOPOLY

MONOPOLY: UN JUEGO MAS REAL DE LO NECESARIO


Navidad.
De regalo para mi cuñada: "Monopoly". "La gran capital" en Español.
Jugamos. La primera vez partí ganador y disfurté cobrando las rentas de mis cuñados, riéndome cuando caían en mis propiedades y debían pagar cifras estratosféricas. Logré incluso el monopolio de los servicios de transporte para terminar ganando el juego, dejar a todos en la ruina, ver uno a uno retirarse de la mesa, burlándonos de hipotecar sus pequeñas propiedades. Vendiendo casa a casa. Logrando el monopolio de los servicios públicos.
Al día siguiente jugamos otra vez.
Esta vez no fue igual.
Lentamente tuve que hipotecar mi casa. Todos se rieron de mi. Hipotequé hasta la más mínima propiedad.
No fue tan divertido. Mas bien fue miserable y deprimente.
El juego siempre termina en lo mismo: un solo ganador y una gigantesca masa de quiebras, hipotecas, deudas y quiebras.
Lástima que en la vida real sea tan difícil guardar el tablero y recordar que todo esto es en verdad un simple juego.