18 feb. 2008

AMOR CIEGO - El final de una discusión


"NO QUIERO QUE MI HIJA Y SUS AMIGAS SE JUNTEN CON UN NEGRO"
DON AMOR

Desde tiempos inmemorables, la televisión veraniega goza de una salud increíble.
¿Como olvidar esos millones de programas a la orilla de una piscina parodiados a la perfección por Plan Z? ¿Todos esos refritos de archivos del canal?
Este año no prometía nada. No soporto "Pelotón", los comerciales de las teleseries suenan a caos, "Transantiaguinos" no prendió, los noticieros y sus rellenos flaites, la publicidad tampoco se salva ("se le quema", "el chico Lopez", un concurso que trae una nana en el premio, que se yo...).
Igual amo la tele de verano. Pero la dateada... o sea, "Loco Verano" de UCV. Joya. "Cada día mejor" en verano. Máximo.
Amor Ciego partió con olor a nada. Unos feos con una chiquilla. Ella medio hornybitch y ellos conquistándola con patetismos tipo "una flor para una flor".
Esto hasta que llegaron "los malos" y su llegada produjo la explosión de "Edmundo". Vaya joya. No se si había tocado algo asi antes.
Realmente, los personajes de esta ficción que trata de pasar por reality son increíbles. El metalero ectofóbico, un tipo que habla con un peluche del demonio de tasmania, Edmundo que no puede evitar mirar a cámara todo el tiempo, Felix y sus calculados diálogos, Arie -el perno mas perno de la historia-, el pelado que se las sabe todas...
En fin. Me atrapó. Es lo peor, pero ahi estoy, viendolo.
Me imagino que en el verano uno debiese estar en la playa o donde sea, menos viendo tele, pero es inevitable. Siempre termino viendo alguna porquería.
Este año... Amor Ciego.