3 may. 2008

HOY: 31 MINUTOS, LA PELICULA.

LA DEUDA DEL CINE INFANTIL SALDADA.

Después de Papelucho, Pulentos, Ogú y Mampato pensé que el cine infantil en Chile estaba demasiado relegado a un plano completamente infernal: el "peor" que el producto del cual provienen.
Sin embargo, fui a ver esta película casi en blanco (no sabía de que se trataba ni nada, porque estaba esperando que se pasara el tufillo a "la huea con onda" que circulaba) y lo pasé de pelos.
Me reí, está bien hecha, es entretenida, todo bien.
No es solo para amantes de la serie ni nada por el estilo (que tampoco lo soy en escala monumental), si no para toda la gente que quiere ir al cine a divertirse un rato.
Especialmente resulta atractiva en los chistes rápidos y breves, más que en los laaaargos momentos en que la trama intenta ir a lo netamente "infantil".
Ojalá la cosa sea como los Muppets y haya mas de una cinta, para poder ver a los muñecos desenvolverse otra vez en el estudio, para que sea como los libros de papelucho: cada entrega un mundo por conocer.
De mi total agrado, pese a los prejuicios y los comentarios doctos tontoides que había leído por ahí.