26 may. 2008

MISTER MUSCULO

ASI ES, PEQUEÑA

La vieja fantasía de la “dueña de casa” siempre me ha parecido fascinante.
Considerando que hace algunos años la mujer ya no puede – ni quiere – quedarse en casa haciendo las labores del hogar, la televisión ha creado a su alrededor un mundo de posibilidades para sus fantasías.
Desde los matinales (en que “la dueña de casa” es, de frentón, tonta) hasta los más correctos “mamás mas lindas”, una campaña bien enfocada y de alto impacto.
La campaña partió en el asunto de hacer las labores del hogar, sin embargo, ya dio el giro de combinar ser Madre y Mujer.
Como si no lo hubiesen sido antes. Pero ahora las acompaña un shampoo con palta.
El rollo sigue con Mr Músculo. Es decir, el trabajo de mi Madre, mi Abuela y para atrás generaciones de generaciones solo las podía realizar un héroe?
¿Entonces concluyo que las nanas son superhéroes, no? ¿Pero porque mi nana no es musculosa? ¿Porque el tipo que tiene que ayudar con el aseo tiene por facultad principal “ser musculoso”?
Creo que de las aventuras de este superhéroe que tiene por poder simplemente limpiar, la mas llamativa sería “mister músculo versus la grasa”. Es el karma de toda dueña de casa: la grasa. Salud por eso, Mr. músculo.
Espero que en tu próxima reencarnación la liga de la justicia te de un rol algo mas placentero que limpiar el excusado, sacar el sarro y limpiar los platos.
Salud por las dueñas de casa. Creo que es uno de los trabajos menospreciados de esta “modernidad” malentendida. Alguien debe ser dueño de casa. Puede ser el hombre o la mujer.
Actualmente, ese rol es tan mal mirado que se ha disminuido a la mínima expresión.
A la expresión de un inofensivo "Mr Músculo".