26 may. 2008

UNA PELICULA: CACHE

FRANCHUTES PARANOICOS

Esta película que ya lleva bastante tiempo desde su salida a salas tiene bastante más de una facultad y también varios contra. Y si se suman todos, hablan perfecto de la historia de ese extraño país llamado Francia.
La primera, ser un thriller con cero efectismo. No hay miedos, ni ruidos estruendosos. A lo mas un asesinato en toda la película, pero la sensación constante de “y que chucha va a pasar ahora” muy bien manejada.
Un escritor, actual animador de un programa de literatura (muy parecido a “la belleza de pensar”) lleva una vida bastante simple hasta que comienza a recibir unas cintas de video que retratan su propia vida. Así, lentamente, se va acercando a su propio pasado, que lo lleva a descubrir una realidad que tenía guardada en el cajón.
Es precisamente lo que enamora al principio de la cinta (tomas largas, de espionaje, un punto de vista voyerista constante, el sentido en cada plano) lo mismo que termina por agotar.
Franchutes. Lentos, profundos, con su humor inteligente y su ultra mega cultura. Sus planos eternos y esa sensación que no estás entendiendo la película por completo porque eres un maldito huaso de la pre cordillera.
Igual la recomiendo, pero yo no terminé de entender por completo lo que me quiso decir.
O sea, el típico rollo de no entender el final de la película. Quedar plop.
Véanla para ver si en verdad son tan sofisticados como un mimo y una baguette o tan vulgares como una marraqueta (pan batido, es lo mismo… este blog no discrimina por la procedencia regional de sus lectores).